diumenge, 4 de novembre de 2012

Ciutadella acoge, gozosa, la reliquia de Don Bosco


El 3 de noviembre, ha sido un día gozoso y festivo para Ciutadella de Menorca. A les 12 del mediodía, la reliquia de Don Bosco ha sido acogida en el santuario de María Auxiliadora, donde le esperaba Mons. Salvador Jiménez, obispo de Menorca, la Familia Salesiana y amigos y colaboradores de la obra salesiana.



De uno en uno, los representantes de los diversos sectores de la obra salesiana han dirigido a Don Bosco palabras de bienvenida. En algunos casos, no sin dificultad a causa de la emoción que la visita del Padre, Maestro y Amigo ha suscitado. En su discurso, el obispo de Menorca ha remarcado la idea de ‘familia’, para indicar que toda la Familia Diocesana celebra gozosa la compañía de la reliquia de Don Bosco, un santo que ha configurado profundamente la fisonomía de Ciutadella.

A las 5 de la tarde, los miembros del núcleo de la Familia Salesiana ‒Salesianos, Hijas de María Auxiliadora y Salesianos Cooperadores‒ y un buen grupo de amigos que han querido acompañarles, se han reunido en torno de la urna de Don Bosco para renovar la profesión religiosa o la promesa propia de los Salesianos Cooperadores. Un grupo profesores y alumnos de la escuela han acompañado con música la alabanza a Dios por el regalo de la persona de Don Bosco.



A las 7, el santuario no podía acoger una persona más. La alegría y la fiesta juvenil han marcado la celebración de la Eucaristía, que ha sido presidida por el P. Ángel Asurmendi, superior provincial de la Inspectoría Mare de Déu de la Mercè. Ha sido una celebración con todos los ingredientes propios de una Eucaristía en la que los adolescentes y jóvenes han tenido un protagonismo muy especial, con sus cantos y danzas. Don Bosco se ha encontrado muy cómodo entre ellos, seguro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada